La Insula

Indice de temas
  Opciones

 

 

 

 

 

  Información sobre el Articulo
La Insula

Creado: 14 de Octubre del 2005
Modificado: 14 de Diciembre del 2005

Categorķa: Construcciones, arquitectura
IMPERIVM
  Comentarios / sugerencias

Asunto Su mail


Si desea más opciones de contacto haga click aquí



Introducción

A medida que una civilización avanza en complejidad esta se diversifica. No solo sus instituciones, sistemas y tecnologías lo hacen sino que también sus clases sociales, sus estructuras, viviendas y así también sus servicios. Roma es el primer ejemplo en la historia que tenemos de una ciudad superpoblada, en un punto de la historia sus habitantes pasaron el millón, algo que luego llevaría más de 1800 años en volverse a alcanzar. Las grandes masas de población que habitaban la ciudad tenían la necesidad de una vivienda barata y fácil de obtener, sin servicios ni comodidades pero si un techo que los cubra del cruel frío en el invierno y del molesto sol en el verano. La superpoblación en Roma da inicio a una tipo de vivienda llamada insula -insulae en latín-. La traducción directa es isla, nombre muy apropiado ya que este tipo de edificio estaba rodeado por calles, y era el equivalente a las manzanas actuales solo que conformada por una gran y única estructura. Esta vivienda era un tipo de edificio de departamentos que se empieza a ver en el siglo III AC. La necesidad es la que llevó a la construcción de estas, y la especulación las transformó en trampas mortales. Incendios y hundimientos azotaban este tipo de construcciones. Lo que llevaría a que con el tiempo este tipo de viviendas, que habitaba la mayor parte de la población, se vieran fuertemente reguladas.

Click aqui para volver al indice.

 

Características

Las insulas eran edificios de 3 a 5 plantas en un principio, construidas en adobe y madera pero luego fueron evolucionando a edificios de ladrillo cocido y concreto. Los departamentos se amontonaban unos con otros, eran de planta cuadrada y no poseían un patio interior lo que les otorgaba un complicado acceso. Poseían balcones y ventanas sin vidrio, que oportunamente eran tapiadas con madera durante el invierno para evitar el paso del frio. Simples, rústicos y monótonos hacían que, por la falta de regulación, muchas veces se convirtieran en laberintos de escaleras verticales. La gran mayoría de las insulas carecían de agua potable y baños, lo que obligaba a la gente a acudir a baños públicos y fuentes en el mejor de los caso; o directamente las ventanas durante el invierno o las noches, muy al pesar de los peatones. Muchos accidentes se producían por la cantidad de deshechos y residuos que salían despedidos de las ventanas, muchas veces impactando sobre los peatones descuidados que deambulaban por los márgenes del edificio. Las insulas eran un equivalente, en disposición, a las manzanas actuales pero dispuestas de manera irregular. Los pisos inferiores eran los más costosos y generalmente estos eran utilizados como comercios. Los pisos superiores, de difícil y tedioso acceso eran más baratos e inseguros, sobretodo cuando se producían derrumbamientos de la superficie causando muchas víctimas. Dado esto es que los pisos superiores, antes de las reglamentaciones que veremos más adelante, eran construidos de madera para alivianar la carga del peso estructural.
No todos los departamentos tenían la misma calidad, en comodidades. Como mencionamos los primeros, en el nivel del suelo, eran utilizados como negocios. Los del siguiente piso eran departamentos usualmente más costosos que los demás y se consideraban departamentos de lujo. La mayoría de los habitantes de las insulas pagaban un alquiler. Esto se daba por la característica en la construcción de estos edificios, los cuales eran levantados por un hombre de negocios que buscaba especular con este. Por esta razón era muy difícil encontrar un departamento a la venta o de dueño único.
En las más amontonadas era significantemente difícil el acceso a los departamentos, generalmente una persona tendría que pasar por departamentos anteriores para llegar al suyo. Esto era porque no había pasillos ni corredores en la gran mayoría de las insulas. A su vez las escaleras generalmente eran verticales y pasaban de departamento a departamento. Haciendo que fueran como un laberinto complejo y difícil de sortear para los recién llegados.

Click aqui para volver al indice.

 

 

consul
Modelo a escala en madera que representa una Insulae.

 

Problemas

Generalmente el lote era comprado por un empresario que invertía en la insula y trataba de sacar el mayor provecho de estas. Era una inversión especulativa donde se trataba de invertir lo menos posible, ahorrando en materiales y calidad de construcción y a la vez aprovechando el espacio de la mejor manera posible, construir más y más plantas. Esta búsqueda de una mejor rentabilidad del suelo adquirido llevaba a que algunas insulas superaran los 7 u 8 pisos y los derrumbes se hicieron eco de esto.
Los incendios, como dijimos, eran moneda corriente. Uno de los factores que promovió la propagación del impresionante incendio que tuvo suceso durante el imperio de Neron fueron las insulas incendiándose una tras otra. Luego de este incendio, y es por lo que se sospecha que fue provocado intencionalmente, se construyó una ciudad mejor planificada arriba de las ruinas.

Click aqui para volver al indice.

 

 

consul
Ruinas de una insula.
consul
Restos de los primeros pisos de una ínsula. Se pueden apreciar los amplios portones de los negocios de la planta baja y el balcón característico de los primeros pisos.

 

Restricciones y leyes

Julio César, quizá por haber vivido en una insula en su juventud, fue uno de los primeros lideres en ver los problemas que traían a la salud pública. No solo en la cantidad de pestes y enfermedades que producía el hacinamiento en tan incomodas condiciones de vida. Una de las mayores causas de muerte eran los incendios y derrumbes que había como ya hemos mencionado. El hecho del poco espacio entre estas estructuras hacía que el fuego se propague de una a otra como en un efecto domino. Para evitar esto con el tiempo se fueron decretando leyes para regular su construcción, aunque era muy difícil que alguien las tomara en cuenta. César estableció una altura máxima de 8 plantas -19 metros- que fue rectificada por Augusto. Otro emperador en ver los problemas de las insulas fue Trajano quien limitó la altura de las insulaes a 6 plantas. Luego cuando se comenzó a utilizar ladrillo y concreto aumentó nuevamente la altura. El ladrillo se comenzó a usar posteriormente, y también una versión primitiva del concreto, por orden de las autoridades.
Una restricción muy importante fue la de ambitus que dictaba una separación mínima entre cada edificio, de esta manera se evitaría la propagación espontanea de incendios, esto logró evitar en parte los incendios. Recordemos que estas viviendas no tenían cocinas ni baños y generalmente la gente para calentarse o cocinar empleaba braceros, los cuales eran un peligro mortal en una estructura de madera -esta fue otra de las razones por las cuales se comenzaron a utilizar otros materiales en períodos posteriores-.
Dichas restricciones y leyes mejoraron en gran medida la calidad de las construcciones. Se limitaron considerablemente los incendios y derrumbes que tanto eco hacían en los escritores de la temprana República. Hoy en día sobrevivieron algunas edificaciones, obviamente de las mejor construidas lo que no nos da una visión objetiva de como era las construcciones más precarias.

Click aqui para volver al indice.

 

 

 

-         Pagina principal (Menu)         -         Articulos         -         Info        -         Faq         -

Todos los artículos aquí presentados son originales y están registrados por Imperivm.org. Por favor evítense la molestia de robar contenidos o me veré obligado a iniciar acciones legales.